Cómo hacer ondas en el pelo

Da igual tener un precioso pelo largo y liso o una melena corta y rizada que causa sensación o, en el intermedio, ondas naturales que también lucen perfectas. Lo habitual es querer moldearse el cabello alguna vez, cambiar de look de vez en cuando o, simplemente, querer darle algo de forma si es muy liso, fino y sin volumen.

Las ondas son tendencia absoluta porque permiten llevar un pelo con forma, con cuerpo y movimiento. Con un poco de maquillaje, consiguen que una luzca arreglada en cualquier ocasión, y eso es algo que no solo atrae a las más coquetas. Nos guste o no, en la era de la imagen el aspecto exterior dice mucho sobre nosotros.

Sin plancha

Cómo hacer Ondas en el Pelo Sin Plancha

Si te gusta tener siempre el pelo moldeado, más vale que varíes el uso de planchas y rizadores con otros agentes menos agresivos. Lo mismo aplica si tu pelo es frágil, por lo fino y quebradizo. Te aconsejamos recurrir a uno de estos dos métodos, paso a paso.

Utilizaremos un cepillo caliente no giratorio, como el Braun Satin Hair 3.

  1. El pelo debe estar húmedo, es decir, deberías tenerlo limpio y quitar el exceso de agua con la toalla.

  2. Aplica un protector de calor para dañarlo lo menos posible, deja que actúa unos minutos y cepíllalo bien.

  3. Haz una primera partición del cabello, separando la capa de abajo del resto. Cuando la tengas, separa en dos mechones.

  4. Enrolla el mechón entre las púas del cepillo y mueve la muñeca para girar el mango. Te resultará más cómodo si lo mantienes de pie y con la punta hacia arriba, aunque cada cual tiene su método. Puedes girarlo hacia dentro o hacia donde fuera, y eso variará la dirección del rizo. Si lo haces hacia el lado contrario de la cara, que es como le gusta a la mayoría de usuarias, tendrás que pasar el brazo por encima de cabeza si trabajas los mechones del lado contrario a la mano con la que sujetas el cepillo.

  5. Ve tomando nuevas capas y mechones hasta que lo completes todo. Prueba varias direcciones en los mechones de la capa de arriba y el centro, lo que caen justo sobre tu cara, hasta que obtengas la forma que quieres.

  6. Pon un poco de laca para fijar tu peinado.

  7. Si quieres, puedes poner un poco de aceite de argán o de almendras para que luzca más brillante.

Es un método menos agresivo y más rápido, porque el cepillo, generalmente, permite tomar más cantidad de cabello en cada mechón que una plancha o rizador. Además, como puedes utilizarlo sobre el pelo húmedo, no hace falte que uses, lo que también ahorrará tiempo.

Sin calor

Cómo hacer Ondas en el Pelo Sin Calor

En nuestro post Cómo rizar el pelo en casa te contamos un método para hacerlo con rulos de tela y espuma, que se anudaban en torno al mechón para no soltarlo. Otra opción es que uses los rulos flexibles, y a continuación te contamos cómo. Tienes varios modelos de ejemplo en nuestro apartado de rizos sin calor.

  1. Deberías tener el cabello húmedo para que los rulos actúen de manera más efectiva. Si lo tienes seco, pero limpio, puedes humedecerlo con algún producto de base acuosa que, además, tenga algún tipo de crema o gel que ayude al moldeado. Puedes ir utilizando mechón a mechón, según vayas a poner el rulo.

  2. Con el pelo bien cepillado, sepáralo en secciones, empezando por una primera capa abajo. Toma un primer mechón.

  3. Enrolla el mechón en torno al rulo. Agarra bien la punta, pasa el resto del mechón por encima para evitar que esta se suelte, y procede hasta la raíz del cabello para que quede apretadito. Después, gira las puntas del rulo, haciendo una especie de lazo que impedirá que se caiga.

  4. Haz lo mismo por todos los demás mechones.

  5. Puedes dejarlo mientras el cabello se seca completamente o incluso más tiempo. Como son flexibles, no te molestarán mucho para ir a dormir, así que puedes dejártelos toda la noche. Si tienes prisa, puedes usar el secador con un flujo de aire caliente y medio.

  6. Retira lentamente los rulos. Verás que queda un bucle cerrado, porque el diámetro es pequeño, pero a los pocos minutos se irán abriendo un poco. Puedes esperar y, después, moldear con las manos para terminar de darle tu toque.

  7. Opcionalmente, puedes usar laca u otro fijador para mantener el peinado.

Es un método menos rápido y más incómodo, pero es el más sano para tu cabello. Puedes utilizarlo, al menos, cuando te laves el pelo, aunque hasta el siguiente lavado repases un poco con plancha o rizador.

Tienes otra opción, la de utilizar líquido de permanente. Requiere de cierta pericia, porque hay que utilizar los rulos o bigudis de plástico o madera del mismo diámetro, y enrollar el cabello bien y con los mechones bien distribuidos. Después de aplicar el líquido permanente, se espera el tiempo indicado por el fabricante y se enjuaga con agua cliente sin quitar los rulos. Después hay que aplicar un líquido neutralizante y quitar los rulos.

Si no quieres arriesgarte, en tu peluquería habitual seguro que te lo hacen perfectamente.

Con plancha

Cómo hacer Ondas en el Pelo Con Plancha

En otros posts te hemos contado cómo ondular tu cabello con planchas para conseguir unos resultados sueltos, naturales. Con una plancha fina, sin embargo, también puedes un rizo más marcado. Te contamos cómo.

  1. Protege bien tu cabello. Lo ideal es que uses un protector en mojado y luego, una vez esté bien seco, poner un poco de aceite para reforzar la protección.

  2. Empieza por la capa de abajo, por el mechón de más a la izquierda o más a la derecha. Recuerda que debes tenerlo bien peinado.

  3. Pinza la parte de arriba del primer mechón con las placas, y gira la plancha sobre él por completo, 360º. Desliza hasta la punta, pero ve girando suavemente para definir más si es necesario. No podrás girar mucho porque la plancha no se deslizará, así que busca el punto adecuado. Debes mantener la plancha con la punta hacia arriba.

  4. Puedes ir variando la dirección del rizo. Te quedará un resultado muy bonito si en los mechones de un lado giras la plancha hacia el contrario y viceversa, de manera que los rizos se encontrarán en el centro.

  5. Con paciencia, repite por todo el cabello, ayudándote con un espejo para identificar las partes que no están moldeadas por detrás.

  6. En los mechones de arriba y que pegan a la cara, lo ideal es que planches un poco la raíz si tienes el pelo ondulado, para que luego no se vea muy encrespado o despeinado. Procede luego como en el resto de mechones.

En los cabellos medios y largos el rizo sí se puede ver más apretado, en los cortos se verá una onda grande y suelta también muy bonita y con volumen.

Con tenacillas

Cómo hacer Ondas en el Pelo Con Tenacillas

Tenacillas hay muchísimas, como te hemos contado. El tamaño que escojas dependerá de cómo de apretado quieras el rizo: a menor diámetro, más definición; a mayor tamaño, más suelta quedará la onda. Ten en cuenta la longitud de tu cabello, porque si lo tienes corto una tenacilla grande apenas te hará nada.

Como lo queremos es variar, también puedes hacerte con un set de barriles intercambiables. Sea como sea, te recordamos brevemente el procedimiento.

  1. Con el cabello limpio, seco, cepillado y divido en secciones, toma un primer mechón. Puedes pinzarlo en la parte superior con la tenacilla, bajar sin girarlo hasta la punta y, una vez ahí, volver a enrollarlo hacia arriba, hacia la raíz. Lo ideal es que uses antes algún protector.

  2. Espera que el pelo tome temperatura. Cuanto más tiempo lo tengas más marcarás, pero debes tener cuidado de no dañarlo.

  3. Tira del rizador hacia abajo para desenrollar el mechón y, cuando solo quede la punta, abre la pinza para soltar.

  4. Repite por todo el cabello. Tendrás que proceder de un modo diferente, a buen seguro, sobre los mechones que caen sobre la cara, manteniendo el aparato en horizontal y no en vertical.

Tipos de ondas

Tipos de Ondas

Aunque tengas un único aparato, con él puedes realizar tantos procedimientos diferentes que los resultados pueden ser radicalmente distintos. No te agobies si no sabes, tienes muchísima información a tu disposición. Lo que sí necesitas es paciencia para ir probando.

Ondas al agua

La onda al agua nos remite a los años 20, cuando el pelo se solía llevar con un recogido bajo hacia dentro que lo hacía parecer corto, y las ondas caían sobre un lado de la cara dando un aspecto romántico y sofisticado. Es un peinado muy glamouroso, ideal para llevarlo a un evento de noche que requiere etiqueta. Un peinado habitual es dejar las ondas cayendo sobre un lado y, en el otro, recoger el cabello detrás de la oreja con una horquilla.

Cada una se pone lo que quiere, claro está, pero es un peinado que no a todo el mundo le queda igual. Depende, por ejemplo, de la forma de tu cara. En todo caso, si lo quieres, te contamos paso a paso cómo hacerlas en nuestro post Cómo hacer ondas al agua, tanto con plancha como sin ella.

Ondas surferas

Se llaman ondas surferas por su efecto playero, por recordar a esa forma que, por efecto de la sal, tiene el cabello cuando se seca después de un baño en el mar. Ese look de aspecto algo seco y ajado también es tendencia absoluta, por lo desenfadado y lo sexy.

Al contrario de lo que sucede con las ondas al agua, por ejemplo, este peinado sí que le suele sentar bien a todo el mundo, es más neutro. Te contamos paso a paso cómo hacerlo en nuestro post Cómo hacer ondas surferas paso a paso, para diferentes longitudes de cabello y con distintos métodos.

¿Y cómo hacer ondas en el pelo corto?

En el pelo corto se pueden hacer ondas fácilmente también, con resultados que nada tienen que envidiar a los cabellos más largos. Un pelo corto siempre da mucha personalidad y, si está peinado, resultará igualmente sexy.

En este caso, te remitimos al post Cómo hacer ondas en el pelo corto, donde te lo contamos todo paso a paso y con diferentes métodos.

¿Y en el pelo largo?

En el pelo largo tienes varias opciones. Todas lucirán bien si lo tienes moldeable y sano, pero un pelo largo también es más trabajoso. El cepillo rizador o la plancha son métodos más rápidos y cómodos que la tenacilla y el rizador. Incluso los rizadores automáticos te pueden resultar menos farragosos.

En todo caso, cualquier de los métodos que te proponemos en este post y en otros que te enlazamos te pueden servir. También te contamos algunos trucos para hacerlo rapidísimo:

  • Ondas desde una cola con rizador.

    1. Hazte una cola alta, de caballo.

    2. Separa una sección, aproximadamente la mitad, y enróllala en torno a un rizador, preferiblemente sin tenaza y de un diámetro considerable, de más de 22 mm.

    3. Procede del mismo modo con la otra sección. Puedes dividir en tres o en cuatro, según lo que quieras marcar.

    4. Pon laca fijadora y suelta el cabello.

  • Ondas desde una trenza con plancha.

    1. Haz una trenza en el lado, para que luego te resulte más fácil moldear. Si tienes mucho cabello o es más bien grueso, tendrás que hacer dos.

    2. Pasa una plancha por encima. Tendrás que hacerlo varias veces y durante más tiempo que si se tratara de un solo mechón.

    3. Pon un poco de laca y suelta.

  • Ondas desde rulos.

  1. El procedimiento es parecido al anterior pero, en vez de hacer trenzas, debes hacer rulos o churros. Es decir, debes tomar varias secciones de cabello y enrollarlas sobre sí mismo.

  2. Toma la sección por la punta, sin soltarlo y, con la otra mano, pasa una plancha. También deberás insistir más que si se tratara de un solo mechón.

  3. Pon algo de laca, suelta y repite con las otras secciones.

Seguro que te sorprenden los resultados de estos métodos, que puedes utilizar en el día a día para estar lista en cuestión de minutos. Si te gusta más peinado, puedes emplearlos en las capas inferiores, y solo utilizar rizador o plancha mechón a mechón en las superiores.